Vinos espumosos para celebraciones

Con la llegada del último mes del año se multiplican los brindis. En las fiestas, nunca faltará la botella de champagne, la sidra o alguna otra bebida con burbujas para celebrar el momento de reunión. Es por eso que desde Círculo de Bodegas, tu tienda de vino online, te recomendamos espumosos para celebraciones.

Espumosos para celebraciones, nunca fallan

Hay varias hipótesis que intentan explicar el porqué de esta burbujeante elección. La más difundida y aceptada es que la nobleza europea adoptó rápidamente el Champagne que perfeccionara algunas de las marcas que tenemos en nuestra tienda de vinos online. La bebida se convirtió en sinónimo de lujo y gusto exquisito.

vinos espumosos para fiestas

Otra de las hipótesis, afirma que después de la Revolución Francesa, el Champagne se volvió parte de los rituales seculares que reemplazaron a los rituales religiosos previos. Y las bebidas alcohólicas, en especial las asociadas a las celebraciones, empezaron a cumplir un importante rol en los festejos seculares post Revolución Francesa: aniversarios, bautismos, bodas, etc.

Moët & Chandon

Con respecto a la historia de Moët & Chandon, cuenta la leyenda que el descubrimiento pudo haberse producido de manera involuntaria cuando el monje benedictino francés quien después de haber probado el vino que contenía una de las botellas que había en el sótano, exclamó ¡Venid pronto, estoy bebiendo las estrellas!, refiriéndose a las burbujas producidas por la fermentación del vino. A su muerte, dejó escritas sus normas de vendimia, que siguen vigentes a día de hoy.

Pero si quieres disfrutar de una experiencia completa, para saber si un espumante es de calidad una vez servido, hay que observar sus burbujas: cuanto más cantidad y más pequeñas sean, mejor. Apenas lo viertas en la copa, déjalo reposar un minuto para evitar la sensación punzante que causa el gas carbónico al desprenderse.

Por otra parte, tenga en cuenta que es preferible enfriar la botella en agua helada dentro de un recipiente en vez de ponerla en el frigorífico, entre otras cosas, por el peligro a que estalle. Debe servirse aproximadamente a 10ºC, pero ante la duda, mejor más frío ya que en la copa la temperatura comenzará a subir.

Finalmente, sobre las copas, las mejores son la tipo “tulipa” porque permite apreciar las características organolépticas de la bebida en su máxima expresión.

Seguro que después de saber todo esto, estaremos de acuerdo en que es una historia digna de contar antes del primer brindis de estas próximas fiestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...